//
you're reading...
OPINION

HABLANDO EN POSITIVO


094a5f50e3a5c700d8093e3f0a1e4bac

Utilizar un lenguaje es reconocer el poder de las palabras, esas palabras que nos llevan a advertir y hallar el lado propicio, positivo y favorable de las cosas, que ayudan a comprender la propia historia de vida, nuestra novela vital, nuestro cuento ya vivido, porque son las palabras con que construimos la narración de cada día.

Igualmente, las palabras configuran nuestra idiosincrasia, crean y alimentan nuestra memoria, estructuran la dimensión del mundo particular de cada uno de nosotros y si las palabras son positivas, ellas nos enseñan a ver la cara buena de ese mundo.

Esto porque el ser humano construye su vida, su personalidad, su memoria, su sueño, sus anhelos palabra a palabra. Por tanto, mi aporte es lo que expreso hoy y que servirá para soporte del futuro, lo aportado incrementa el potencial del cerebro que será más rápido, más atento, más concentrado. También con mis palabras positivas aporto energía, creatividad, ingenio, innovación… en mis palabras tengo el poder de alegrar la vida de mis semejantes, como cambia la expresión de la cara cuando se oye una palabra oportuna, amable y positiva…

Entonces importa el lenguaje, el lenguaje positivo, las palabras positivas, porque aportan una energía que antes sentíamos, pero no sabíamos que venían del lenguaje. Hoy lo sabemos y eso reactiva la vida. El lenguaje positivo expresa la facultad de poder tener un futuro diferente al día que tenemos hoy.

Por su parte las palabras negativas oprimen, aplastan y comprimen, minimizan mi visión, constriñen la mirada sobre el mundo.  Te cautivan la memoria, se apoderan de tu tiempo, de tus emociones, pues estas son negativas por naturaleza.  ¿No lo crees? Observe las emociones básicas, la ira, el miedo, el enfado, el asco, la alegría… solo una que es positiva y las otras son negativas.

descargaLas emociones son importantes. Daniel Goleman ha establecido cinco pasos para gestionar el lenguaje y las emociones:

  1. Ser responsable con nuestro lenguaje y tomar conciencia de nuestras emociones. Reconocer y aceptar cundo una palabra es positiva o negativa los efectos que ella desencadena…eso ayuda a regular la emoción.
  2. Regular las palabras, si no tengo capacidad para regular las palabras, si no tengo poder para elegir las palabras, es muy difícil cambiar. No tener conciencia de las palabras implica incapacidad para regularlas. ¿Pero para que debo regular mis palabras? Para ganar en autonomía, autonomía emocional, autonomía lingüística. Para que lo digo, o me están diciendo, no me afecte o que las emociones que yo estoy emitiendo o recibiendo puedan ser controladas de buena manera.
  3. Tener un lenguaje autónomo. Poder expresar, poder decir, eligiendo las palabras, adecuadas, propicias, bien intencionadas. No ser reactivo ante lo que me llega.
  4. Desarrollar habilidades lingüísticas, esas habilidades que permiten la relación con los demás, relacionarme conmigo mismo, comunicarme abiertamente con el entorno, con el mundo. que me permiten abrirme al mundo, utilizando el lenguaje positivo, que favorece la lectura amable y constructiva de las cosas, las personas y los eventos.
  5. Desarrollar competencias emocionales o competencias lingüísticas. Ser competente es tener la habilidad para crear y establecer una relación social favorable, para relacionarme positivamente, como pareja, como padre, como madre, también con mis compañeros de trabajo, con mis vecinos, con los amigos y conocidos, con la gente que casualmente me encuentro por la calle…

Esta competencia lingüística me permite conectarme, cara a cara, con un universo que se esconde tras la virtualidad, poder mirar a los ojos e interpretar gestos, guiños y   ademanes, reconocer el mensaje por el tono y la cadencia de la voz. La elección del lenguaje adecuado, positivo, auténtico, sincero es la tarea de cada día para poder acercarme a los demás.

Acerca de Ciro A. García I. (maestro ciro)

DOCENTE ESPECIALISTA EN PEDAGOGÍA. LARGA EXPERIENCIA DOCENTE Y ADMINISTRATIVA. CONVENCIDO QUE LA EDUCACION APORTA AL DESARROLLO HUMANO PARA ROMPER LAS BARRERAS DE LA INEQUIDAD Y LA EXCLUSION

Comentarios

Un comentario en “HABLANDO EN POSITIVO

  1. Como decía mi abuela:
    “Las palabras tienen poder”

    Publicado por Eduardo Mendoza. | septiembre 22, 2020, 9:37 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

OPINION

PUBLICADOS

Estadísticas del blog

  • 391.857 visitas
A %d blogueros les gusta esto: