//
you're reading...
OPINION

ADMIRACIÓN


images

Es posible ser objeto de críticas y hasta burlas cuando se tocan temas de carácter espiritual y metafísico. Tal es el caso de la enorme admiración que suscita la reflexión sobre la majestuosa perfección del universo, de la belleza de la naturaleza, de la paz que inspira un bello amanecer, o al contemplar mi mano, una máquina perfecta y útil. Todos verdaderos milagros que ameritan ser observados y sentidos, que nos transmiten la sensación del nacimiento y de la renovación permanente de la vida, pero que sin duda para todos sigue siendo un enigma, pese a todas las hipótesis y conjeturas que la ciencia pretende imponer.

fondo-ilustracion-colorida-molecula_43605-1123Cuando el periodo de gestación del ser humano se inicia, todo un proceso milagroso se constituye a la par del proceso evolutivo del crecimiento, dos células forman un cigoto que contiene 46 cromosomas 2n, esto porque tenemos 2 copias de cada cromosoma, uno del padre y otro de la madre. A partir de allí todas las células de nuestro cuerpo tienen 46 cromosomas, a excepción de las células sexuales, óvulo y espermatozoide, que tienen solo 23 cromosomas. Los cromosomas son bloques compactos de ADN, ubicados dentro del núcleo celular que poseen todas las instrucciones necesarias para crear y mantener la vida. Todo el material genético, todo el conjunto completo de ADN, conforma el genoma humano, y cada célula contiene una copia del genoma de tal forma que el 99,9% del genoma es igual para todos, pero ese el 0,01% restante, nos hace diferentes.

Este proceso creativo, vital, milagroso, que notamos a las pocas semanas, cuando el corazón empieza a latir en el vientre materno, suscita en profanos y científicos, preguntas que aún no tienen respuesta. ¿De dónde vino, dónde estaba, cómo llegó esa vida? ¿Cómo evolucionará, a dónde irá, cuándo se detendrá?

Estas preguntas que confunden, generan conjeturas, inspiran y obligan a la reflexión, imponen vivir la vida con veneración, admiración y respeto; no se trata de infundir temor, es solo ver y aceptar la sencilla verdad espiritual que ella contiene, que exige entrelazar la vida con este mundo, sin forzarla para ajustarla a nuestro gusto. Por eso no aceptamos la vida, no estamos conformes con ella, la manipulamos, la retorcemos, la adulteramos a fin de adaptarla a nuestro ego, a todo lo que nos gusta y no a lo que nos conviene, así causamos ruina, estragos, desequilibrio y luego la llamamos imperfecta, renegamos de ella y hasta envidiamos y deseamos la vida de otro. Y lo más irónico es que cada quien culpa a su Dios por el desequilibrio que cada quien ha creado, a partir de la perfección que se ha otorgado.

Asómbrate de la perfección de lo que te rodea, contempla el mundo con nuevos ojos, puesto que el milagro es evidente en cada centímetro cúbico de espacio, una mirada despojada de crítica y centrada en el paisaje puede mejorar cualquier día en que la depresión, la ansiedad y el estrés hayan hecho presa en ti.

Pero expresar estas ideas y concebir el mundo como perfecto suscita la ira de muchos parlanchines sociales que prefieren resaltar sus múltiples imperfecciones, magnificar todo lo que está mal y nos incitan a hacer lo mismo y a formar parte del coro de personas desesperadas por la imperfección circundante. Afirmar la perfección es chocar contra un batallón de escépticos, prestos a recordar lo absurdo de pensar así, señalando desastres naturales, violencia, esclavitud, caos económicos y las guerras permanentes.

Sin embargo, la tierra sigue girando, la vida se renueva, el ciclo natural se cumple, sin darle importancia a tales opiniones. Cada día la aurora sale puntual iluminando al mundo, a la misma hora, allá en el horizonte se levanta luminosa y brillante, superando a todos los que intentan cambiar las cosas. Regálate un par de minutos para contemplar y admirar lo que ves, lo que te rodea.  Hay muchos milagros a tu alrededor. Acepta la vida y sus maravillosas manifestaciones, permita que “perfección” sea un vocablo propio de su léxico.

Tu eres parte de un gran milagro. Milagro tan maravilloso y espléndido como lo es la suave lluvia, el canto de un ave, la tierna mirada de un niño, todos son manifestaciones de Dios, tu Dios que obra a través de tu propia divinidad que se expresa y valora en tu conexión con la naturaleza.

Ver la obra de Dios en todas partes es parte también del milagro. Disfrutar de esa perfección es una forma de ganar en sabiduría, paz y prosperidad.

Acerca de Ciro A. García I. (maestro ciro)

DOCENTE ESPECIALISTA EN PEDAGOGÍA. LARGA EXPERIENCIA DOCENTE Y ADMINISTRATIVA. CONVENCIDO QUE LA EDUCACION APORTA AL DESARROLLO HUMANO PARA ROMPER LAS BARRERAS DE LA INEQUIDAD Y LA EXCLUSION

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

OPINION

PUBLICADOS

Estadísticas del blog

  • 393.466 visitas
A %d blogueros les gusta esto: