//
you're reading...
OPINION

UNA FORMA DE VIDA


ESTOICOUna manera muy práctica de enfocar la vida es propuesta por el estoicismo por medio de uno de sus representantes, Epicteto. Filósofo griego que, habiendo sido esclavo, al ser liberto dedicó su vida a la filosofía, a la búsqueda de la serenidad.

Epicteto recomendaba que para tomar buenas decisiones se debería responder a dos preguntas, ¿Qué cosas dependen de mí en la vida? Y ¿qué cosas no dependen de mí en la vida? De allí que a las cosas que dependen de mí, aquellas que ameritan darles máxima atención y las que debo examinar en forma permanente son: mis opiniones, mis aspiraciones y mis logros. Las que no dependen de mí son las opiniones ajenas, el afecto de los demás y lo logros ajenos, a ellos debo tomarlos con sumo cuidado.

Las opiniones. Son exclusivas de cada quien, no de otro; por tanto, son de tu absoluta responsabilidad. Debo saber cuándo las expreso y a quién van dirigidas porque hoy, gracias a las redes sociales, las opiniones se difunden a alta velocidad, la adhesión o la indignación superan cualquier análisis y cualquier reflexión. Esa influencia de ida y vuelta, puede afectar mi vida o la vida de otros.  Por eso Epicteto expresa “Las opiniones y los problemas de otras personas pueden ser contagiosos. No te sabotees a ti mismo adoptando involuntariamente actitudes negativas e improductivas a través de tus amistades con otros”.

Las aspiraciones. A qué aspiras en la vida es algo que tienes que decidir tú y es una decisión que debe ser tomada desde tus circunstancias y dentro de tu contexto. Pues si tus aspiraciones vienen de fuera y tienes que importarlas, ya sea en el orden personal o profesional, estás dejando en manos de otro lo que quieres hacer de tu vida. Y eso te puede causar una gran insatisfacción. Decide tu vida y recuerda que puedes equivocarte, pero evita repetir errores.

Las limitaciones. Epicteto nos advierte “Sé consciente de tus limitaciones”. Tus limitaciones son tuyas, acéptalas, reconócelas y manéjalas como tuyas, que no sean limitaciones impuestas, que no surjan de afuera por cosas que no dependen de ti, que no merecen tu atención y que no deben afectarte, pues son opiniones ajenas. Recuerda que las personas siempre tienden a opinar sobre nosotros, entonces es necesario pesar y medir qué tan oportuna es cada opinión.

De otra parte, las cosas que no dependen de mí son las opiniones ajenas, el afecto de los demás y lo logros ajenos.

Sin duda existen personas bien intencionadas, personas que tú sabes y percibes que quieren lo mejor para ti, pero el grueso de las opiniones y, en particular, las que vienen por las redes sociales, abundantes, efímeras y volátiles, pueden afectarte mucho, tanto positiva como negativamente. Muchas personas levantan su autoestima y su ánimo en razón de los “likes” que reciben, pero cuando surge una oposición, una crítica dura, se vienen al suelo, han quedado en manos de un ser desconocido a quien se le otorgó poder para afectar su vida.

La segunda cosa que dice Epicteto que no depende de ti, son los afectos de los demás. No puedes obligar a que te quieran ni puedes esperar que le gustes a todo el mundo. Entonces, la idea es buscar afinidades, compatibilidades, pero no pretender que los demás tengan y evidencien ciertas emociones hacia ti que tú consideres son las adecuadas, oportunas y felices.

Y finalmente t es fundamental, una persona debe aceptar que los logros ajenos no dependen de ella y que ella no depende de esos logros. Son logros ajenos. Hasta donde logren llegar los demás y lo que consigan, no depende de ti. Así que no envidies y mejor alégrate por el bien ajeno. Tampoco te empeñes en equiparar los logros ajenos, tus metas deben surgir de ti y para ti y no de rivalizar con otros.

Recuerda a “Desiderata”, ese antiguo poema que nos enseña que si nos comparamos con los demás nos volveremos vanos o amargados. Siempre habrá personas iguales o mejores a ti… a mí. ¡Ah! Y se nos enseñó: “no juzgues sino quieres ser juzgado”

Por lo expresado, lo ideal es estar atentos, pues en este siglo XXI se requiere desarrollar el pensamiento crítico, para entender que, si no utilizamos nuestra capacidad de análisis frente a la “telerrealidad” en que vivimos, al final se impone el circo y caemos en la dinámica del entretenimiento que distrae y que no deja estar atento a lo que realmente tiene valor, la vida, para vivirla bien,  a plenitud y sin dependencias.

Acerca de Ciro A. García I. (maestro ciro)

DOCENTE ESPECIALISTA EN PEDAGOGÍA. LARGA EXPERIENCIA DOCENTE Y ADMINISTRATIVA. CONVENCIDO QUE LA EDUCACION APORTA AL DESARROLLO HUMANO PARA ROMPER LAS BARRERAS DE LA INEQUIDAD Y LA EXCLUSION

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

OPINION

PUBLICADOS

Estadísticas del blog

  • 391.821 visitas
A %d blogueros les gusta esto: